Moda Inteligente: Lo bello es plural.

Uncategorized 0 comments

En la actualidad nos resulta completamente normal hablar de moda, pero esto no ha sido siempre así.

En un principio, el ser humano aprendió que era necesario cubrir su cuerpo, sobre todo por razones de supervivencia. Sin embargo, al evolucionar social y culturalmente, descubrió que podía configurar su imagen personal a través de sus atuendos: dime cómo te vistes y te diré quién eres.

El “universo de la apariencia” nutre y satisface muchas de nuestras necesidades, tanto psicológicas como emocionales; sin embargo, en ocasiones, puede generar estrés o inconformidad al hacernos sentir la obligación de responder a requerimientos externos, ajenos a nuestra personalidad.

A continuación, te damos algunos consejos útiles que te permitirán estar a la moda de manera inteligente.

La belleza es relativa

Lo que se considera bello en un determinado momento y lugar, obedece a un punto de vista que se impone en ciertas circunstancias, pero que no siempre ha sido ni seguirá siendo así.

¿Te has sorprendido al ver fotos o películas antiguas, donde las personas lucen atuendos que te pueden parecer completamente desactualizados y hasta ridículos?

Pues, aunque te cueste creerlo, seguramente están luciendo lo que era más actual en su momento.

Esa misma consideración se aplica al paradigma del cuerpo ideal: una cosa es esforzarte en mantener una rutina sana que te mantenga en las mejores condiciones tanto físicas como mentales y emocionales,  y otra muy distinta es querer tener un cuerpo diferente cuando por alguna razón el tuyo no llega a parecerse a los estereotipos del momento.

Todo cuerpo es hermoso, sólo se trata de saber cuidarlo y descubrir las formas adecuadas para que luzca en todo su esplendor.

Moda inteligente: Si te favorece, úsalo

Si comprendes y aceptas tu cuerpo, podrás descubrir cuáles son las prendas que más te conviene usar para realzar tu figura. Estos sencillos tips te permitirán equilibrar la forma y proporciones de tu cuerpo para que luzcas espectacular sin dejar de ser tú.

Si tu silueta es rectangular, tu cintura no es muy marcada, y puede existir una relación casi exacta entre la línea que conecta tus hombros con tu cadera. En este caso:

  • Es conveniente que evites los diseños de líneas rectas, y procures más bien usar aquellos que demarquen tu cintura.
  • Es recomendable que uses vestidos acampanados, pero ceñidos al talle.
  • Son ideales para ti los pantalones largos con pinzas y a la cintura. Evita los pantalones cortos tipo pescador, y los pantalones a la cadera.
  • Usa chaquetas cortas y evita los sacos cruzados. 
  • Si usas estampados, pliegues u otro tipo de textura, procura ubicarlos en una sola parte de tu atuendo y no en su totalidad.

Si tu silueta es circular, tu cintura desaparece en medio de tus curvas; hay volumen abdominal y la parte superior de tu cuerpo (hombros y espalda) tiende a ser gruesa. En este caso:

  • Evita usar prendas muy ceñidas al cuerpo o demasiado anchas.
  • Tampoco te favorecen los estampados de motivos muy grandes.
  • Las prendas unicolor, y de ser posible en tonos oscuros, serán las más adecuadas para ti.
  • Evita las piezas con adornos en general; opta mejor por prendas lisas y sobrias, incluso en lo que respecta a los accesorios.
  • Selecciona escotes en V en lugar de los redondos.
  • Los zapatos de tacón y en punta son los que más te favorecen.
  • Los diseños basados en líneas diagonales y el drapeado te harán lucir estilizada sin mayor esfuerzo.

Si tu silueta es triangular, tus caderas son más prominentes que tus hombros, tu cintura está perfectamente delineada y tu busto es proporcionado. En este caso:

  • Evita resaltar tus caderas o la parte inferior de tu cuerpo.
  • Destaca tu parte superior con estampados o adornos; incluso puedes usar escotes y hombreras.
  • Ilumina tu parte superior usando colores claros, y reserva los oscuros para la parte inferior.
  • No te favorecen los estampados a rayas ni los pantalones acampanados o de bota ancha.
  • Las faldas en corte A o estilo princesa pueden ser una excelente opción para ti, al igual que las blusas sin manga o de mangas anchas.

Si tu silueta tiene forma de triángulo invertido, tus hombros son más prominentes que tu cadera y es probable que tu busto sea más bien pequeño. Si este es tu caso:

  • Evita resaltar tu parte superior.
  • Usa prendas o accesorios que enfaticen tu cintura. 
  • Cualquier prenda o adorno que destaque la parte inferior de tu cuerpo te favorece, ya que te hará ver equilibrada.
  • Puedes usar faldas acampanadas, pantalones con bota estilo elefante o bolsillos grandes, tacones altos y bolsones que den por debajo de tu cadera.

Si tu silueta tiene forma de reloj de arena, tus hombros y cadera están armónicamente alineados y tu cintura está perfectamente definida; el busto es proporcionado y está en concordancia con las curvas de tu derrière. Si ésta eres tú:

  • La regla de oro es balancear los puntos de interés; selecciona si prefieres destacar la parte superior o inferior, una a la vez.
  • No uses estampados ni prendas demasiado ceñidas en todo tu cuerpo.
  • La piel también es un punto focal; equilibra los escotes.

El espejo no miente.

La concordancia con tu propia naturaleza no sólo debe estar armonizada con lo que te pones; tu corte de cabello, tu maquillaje, y en general todo lo que decides usar o no, comunican importantes aspectos de tu identidad.

Recuerda que siempre puedes considerar todos los aspectos de tu look desde una perspectiva personal, más auténtica; por eso existen personas que marcan tendencias, y otras que las siguen.

Para saber si estás disfrutando de la moda adecuadamente, es fundamental que te encuentres y te reconozcas cuando te veas al espejo. La decisión final acerca de lo que te hace sentir bien y cómoda debes tenerla tú.

Que la moda te  acompañe en el camino de ser tú misma en toda tu amplitud.

Please follow and like us:

Author admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *