Las perlas, joyas que respiran.

Accesorios, Joyeria 0 comments

La sobriedad y elegancia de las perlas las convierte en un accesorio imprescindible para cualquier mujer sofisticada y de buen gusto.

Sea natural o cultivada, cada perla cuenta la historia silenciosa y discreta de un maravilloso proceso natural, tan complejo como poético

¿Cómo se forman las perlas?

Las perlas sólo pueden generarse en el interior de un tipo de moluscos llamados bivalvos, cuya característica principal es que están conformados por dos partes o conchas unidas entre sí, a través de una articulación que permite que se abran o cierren.

Dentro de las conchas se encuentra el manto, una membrana que recubre los órganos internos del molusco y que, para protegerlos, segrega una sustancia compuesta principalmente de carbonato cálcico, llamada nácar.

Cuando alguna partícula indeseada (un grano de arena, algún microorganismo, etc) se aloja entre las conchas y el manto, éste comienza a segregar nácar como mecanismo de defensa.

Una perla es, simplemente, el resultado de innumerables capas de nácar superpuestas por la ostra sobre un cuerpo extraño.

Tipos de perlas

Si bien el proceso de formación de las perlas no varía, lo que las define como “naturales” o “cultivadas” es el mecanismo mediante el cual se induce al molusco a iniciar la producción de nácar.

En el caso de las perlas naturales, este paso es completamente aleatorio, pues el agente invasor entra en el molusco de forma accidental, mientras que en el caso de las perlas cultivadas, el elemento es “sembrado” dentro de la ostra, la cual ha sido abierta forzosamente para tal fin, mediante la técnica del cultivo de perlas, que se originó en Japón en el siglo XIX.

Las perlas de agua salada generadas a través del proceso natural se producen en el interior de las ostras y son las más valiosas.

Las perlas de agua dulce se producen en el interior de los mejillones y se obtienen mediante el cultivo, siendo de menor valor aunque igualmente muy hermosas.

¿Todas las perlas son blancas?

Aunque a simple vista nos parezca que nuestras perlas son de un color determinado, si las miramos con detenimiento podremos notar en ella ciertas fluctuaciones de tonalidades y brillo.

Existen tres componentes a considerar para determinar el color de las perlas:

  • El tono dominante. Es el color que percibimos a simple vista.
  • El sobretono. Tonalidad traslúcida, generalmente verde, azul o rosa, que aparece como una veladura sobre el tono dominante.
  • El Oriente. Iridiscencia de colores traslúcidos producidos por la interacción de la luz con el nácar, conformada por distintas tonalidades del arco iris y visible sólo en una pequeña parte de la superficie de la perla.

¿Cómo determinar el valor de las perlas?

Los factores que influyen a la hora de calcular el valor de las perlas son:

  • Origen. Si es natural será mucho más valiosa que las cultivadas.
  • Tamaño. Las perlas más valiosas son las de mayor tamaño; éste factor es determinado por el tipo de núcleo y el tiempo que haya durado el proceso de recubrimiento.
  • Brillo. Mientras más brillantes y con más destellos iridiscentes, mayor será su valor.
  • Forma. Las perlas esféricas son las más valiosas.
  • Color. De acuerdo al lugar y condiciones de su gestación se han catalogado distintos tipos de perlas. y en cada cepa unas tonalidades resultan ser más valiosas que otras.

Las curiosas perlas negras generalmente provienen de Tahití; las tonalidades violeta, naranja, azul y gris son características de perlas de agua dulce. Sin embargo, a pesar de la amplia gama de tonalidades existente, en materia de perlas el blanco-rosáceo sigue siendo el color más cotizado.

  • Grosor. Mientras más gruesa es la capa de nácar, más completo habrá sido el proceso de recubrimiento del núcleo y por lo tanto, la perla será más valiosa.

Perlas y ecología

Las perlas son la única joya orgánica que existe, y se considera que “respiran”.

Por ello, se recomienda conservarlas en condiciones que las mantengan hidratadas y oxigenadas, envolviéndolas en tejidos de algodón o cubriéndolas de vez en cuando con paños húmedos.

Las perlas asfixiadas agonizan perdiendo su brillo y color, pudiendo llegar al extremo de desintegrarse.

Si la extracción de la perla se realiza con el debido cuidado, la ostra nos sufre ningún daño en el proceso

Es conveniente recordar que, salvo por el detalle de la inducción del proceso, las perlas cultivadas se consideran tan genuinas como las naturales.

El tiempo promedio de maduración de una perla dentro de la ostra es de diez años u 8 años y depende de las especies.

Perlas y estilo.

Esta preciosa travesura de la naturaleza que son las perlas resultan polémicas desde su origen. Y es que, sin ser exactamente minerales, son consideradas piedras preciosas o gemas.

Gracias a su versatilidad, fueron las primeras fuera de los contextos sociales tradicionales, que vinculaban el uso de joyas con riqueza y abolengo. Coco Chanel realizó una serie de accesorios con perlas que eran pensados cada uno en función del traje que acompañarían.

Marilyn Monroe también inmortalizó un famoso collar de 44 perlas Akoya cultivadas, obsequiado por su esposo. La sobria y elegante pieza se convirtió en referente de buen gusto.

La perla natural de mayor tamaño hasta ahora conocida, tiene también su propia bitácora. Se le ha denominado “La Peregrina”, y la referencia más antigua de su existencia data desde el siglo XVI, pasando por innumerables reinos, guerras y armisticios, hasta ser adquirida en 1967 por Richard Burton como obsequio de cumpleaños para Liz Taylor.

La última vez que fue subastada, en 2011, esta impresionante joya alcanzó un valor de 9 millones de euros.

Perlas y mitología.

Por su brillo y color, las perlas son generalmente asociadas a la Luna en diversas culturas.

En la antigüedad, los romanos las consideraban “lágrimas de ángeles”, y según, podían acarrear tristeza y dolor, por lo que evitaban usarlas.

Por el contrario, para los griegos, Afrodita, diosa del amor y la belleza, emergió del mar cual perla, dentro de una ostra. Por esta razón, en esta cultura llevar perlas era de buen augurio para lograr la felicidad en el amor.

Please follow and like us:

Author admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *