Tips de como conservar tus Joyas

Joyeria 0 comments

Cuidar es querer. ¿Cómo preservar tus joyas?

Más allá de su precio, tus joyas tienen también un valor sentimental, pues han llegado a tus manos en circunstancias muy especiales.

Si han sido adquiridas por ti, tuvieron que haberte deslumbrado desde la vitrina. Si te las han obsequiado, seguramente son el reflejo de profundos sentimientos.

Es frecuente pensar que el único riesgo que pueden correr nuestras prendas es extraviarse. Sin embargo, si no les damos el debido cuidado, es posible que, al abrir nuestro cofre del tesoro, lo encontremos repleto de objetos deteriorados.

Como todo lo valioso, tus joyas merecen y requieren cierto mantenimiento y cuidados.

A continuación, te indicamos algunos consejos de utilidad para que luzcan siempre como nuevas y puedas seguir deslumbrando con ellas.

Lo que debes saber antes de limpiar tus joyas

  • Lo primero que debes tener en cuenta antes de realizar estos procedimientos, es el sitio seleccionado para ello. Si decides hacerlo en un lugar con desagüe, asegúrate de bloquearlo previamente para evitar accidentes.
  • Vas a necesitar un cepillo de cerdas muy suaves para frotar tu joya durante el lavado, así como paños de tela suave, recipientes y jabón líquido. Evita usar un cepillo dental, ya que sus cerdas son muy duras para este tipo de limpieza.
  • Antes de proceder, comprueba que la pieza no presente partes sueltas, ya que estas podrían desprenderse durante la limpieza.
  • Procede despacio, con suma paciencia y suavidad, para evitar rayar o desprender partes de la pieza.
  • Recuerda que para conservar tus joyas es ideal guardarlas dentro de bolsitas de tela de algodón, separadas unas de las otras. De esta manera evitas que se deterioren por el roce o la humedad.
  • Como regla  general, despójate de tus joyas antes de ir a la ducha o a dormir, y también cuando vayas a estar sometido a la acción de agentes agresivos, como los detergentes por ejemplo.
  • Si usas perfumes o cremas corporales, aplícalos antes de colocarte tus joyas, y asegúrate de colocártelas una vez que la piel haya absorbido debidamente estas sustancias.
  • Además de estos sencillos trucos caseros, te recomendamos llevar tus prendas a una revisión periódica con un joyero especializado.

Limpieza y cuidados para tus joyas de oro

Las joyas de oro se encuentran expuestas a diversos factores como el sudor y la grasa corporal, que pueden opacar su brillo y color.

Para limpiarlas, puedes sumergirlas en un vaso con agua al que se ha agregado previamente el jugo de medio limón y una cucharadita de sal. Luego, debes cepillarlas cuidadosamente con un implemento de cerdas muy finas, enjuagarlas y secarlas.

El jabón líquido disuelto en agua tibia también funciona de manera efectiva en estos casos.

Es aconsejable introducir dentro de la solución una prenda a la vez, para evitar que se deterioren o se rayen entre sí.

Limpieza y cuidados para tus joyas de plata

Las joyas de plata son propensas a sufrir rayaduras con facilidad, y su brillo y color tienden a oscurecerse con el tiempo.

Para devolverle la magia a tus piezas de plata, basta con introducirlas en un recipiente con agua caliente al que se ha agregado previamente sal y papel de aluminio cortado en tiras. La reacción química generada entre los componentes de esta combinación hará que las impurezas se adhieran al aluminio, dejando tu joya reluciente.

Luego de unos minutos, debes retirarla del recipiente, enjuagarla y secarla cuidadosamente con un paño muy suave.

Existen en el mercado limpiadores especiales para plata, pero si las joyas que deseas limpiar tienen además algún otro componente, como piedras preciosas por ejemplo, podrían deteriorarse en el caso de que uses este tipo de productos.

Limpieza y cuidados de tus piedras preciosas

Como regla general, evita usar tus joyas cuando realices tareas domésticas, practiques algún deporte o vayas a la playa.

Para la limpieza y cuidado de tus diamantes, sumérgelos en agua tibia con jabón líquido suave, y frótalos con un cepillo suave, sobre todo en las partes de la prenda que estén más en contacto con la piel.

En cuanto a los rubíes, zafiros y esmeraldas, es aconsejable limpiarlos con un paño suave y ligeramente húmedo cada vez que te los quites, para retirar así los residuos de grasa y las partículas de polvo que pudieran acumularse en su superficie.

También es recomendable llevar tus prendas periódicamente a tu joyero de confianza, para que revise los engastes y de ese modo evites que tus gemas se desprendan y extravíen.

Limpieza y cuidados de tus perlas

Aunque no lo creas, tus perlas respiran, por lo cual no debes guardarlas jamás en bolsas herméticas. De vez en cuando, coloca un recipiente con agua junto a ellas para hidratar el ambiente que las rodea; incluso puedes envolverlas en un paño húmedo.

Para mantener el brillo de tus perlas es recomendable limpiarlas con un paño suave después de su uso, y guardarlas luego en una bolsa de tela para evitar que se rayen; recuerda que el nácar que las recubre es una sustancia extremadamente delicada.

Los productos de cuidado personal, tales como perfumes, sprays o cremas corporales, pueden generar una película de opacidad sobre tus perlas, ocasionando que se deshidraten. Por eso, es conveniente hacerles una limpieza más profunda de manera periódica con jabón líquido disuelto en agua tibia, y después de enjuagarlas, dejarlas secar muy bien antes de guardarlas.

Limpieza y cuidados de tus corales

Para limpiar tus prendas de coral, puedes primero retirarles el polvo con un paño húmedo limpio, e incluso puedes sumergirlo en agua fría con un poquito de detergente líquido, pero no por más de 5 minutos. Recuerda que el coral es poroso y podría comenzar a absorber el agua.

Posteriormente, déjalas secar sobre un colchón de aserrín, y eventualmente puedes frotarlos con aceite de oliva o de almendras para devolverles su brillo natural.

En general, es recomendable que procures conservar tus corales a temperatura ambiente, ya que el calor puede deteriorarlos.

Del mismo modo, evita usar productos que contengan blanqueadores, ya que pueden afectar su característica tonalidad roja.

¡Anímate! Pon en práctica estos tips y tus joyas siempre estarán como nuevas.

Please follow and like us:

Author admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *